AUDITORÍA DE PÉRDIDAS DE VAPOR EN LA INDUSTRIA

PASO A PASO

1. Revisión del circuito de vapor y detección de fugas mediante sistema de inspección ultrasónica digital

Los purgadores de vapor son válvulas automáticas cuya misión es la de realizar las siguientes funciones:

a. Descarga de condensados para mantener las condiciones óptimas de temperatura y presión.

b. Eliminación de aire y otros gases no condensables, aumentando el coeficiente de calor, y

c. Evitar la pérdida de vapor que pueda ser utilizado como fuente de energía para otros procesos.

Tipos de purgadores de vapor

Existen tres tipos principales de purgadores de vapor

  1. Mecánicos. Este tipo de purgadores operan bajo el principio de gravedad específica (en función de la diferencia del peso especifico del agua y el vapor). En purgadores mecánicos, la válvula abre y cierra debido al movimiento de un flotador que se eleva y se hunde con el flujo del condensado. Existen dos tipos principales: de flotador (o boya) y de cubeta invertida.
  2. Termostáticos. Los purgadores de vapor termostáticos utilizan la diferencia de temperatura del vapor y el condensado para operar. Tienen la capacidad de mantener el condensado hasta que una parte de éste se enfría. Por debajo de cierto valor especifico, el purgador abrirá, liberando el condensado. Existen tres tipos principales: bimetálicos, de expansión y de presión equilibrada (o fuelle).
  3. Termodinámicos. Los purgadores de vapor termodinámicos emplean como principio de funcionamiento las propiedades termodinámicas del agua. Existen tres tipos principales: de orificio, de disco y de impulso.

2. Los problemas del desgaste

Como todos los equipos mecánicos, los purgadores también están sujetos a un desgaste y requieren de un mantenimiento preventivo para su optimo rendimiento, asi como para prevenir posibles fugas de vapor o bloqueo de la descarga del condensado. Para diagnosticar con exactitud las condiciones de un purgador, es imprescindible el asesoramiento de un profesional experimentado que cuente con el equipo necesario.

3. Inspección por ultrasonidos

En SAIDI disponemos de personal debidamente formado y tecnicamente capacitado así como sistemas de inspección ultrasónica digital que nos permiten revisar circuitos de vapor para detectar posibles fugas de vapor o el mal funcionamiento de los purgadores.

Además, nuestro personal técnico del Centro de Servicio no solo revisará el purgador sino que realizará el análisis de todo y cada uno de los equipos relacionados con él (válvulas de corte, retención, etc…), optimizando así su sistema de vapor y maximizando la eficiencia de sus procesos, con el fin de incrementar el ahorro energético.

Existen varios métodos para inspeccionar el correcto funcionamiento de los purgadores de vapor: análisis visual, medición de temperatura, medición de sonido/ultrasonido o la combinación de los anteriores. El ultrasonido es la forma mas efectiva de detectar fugas. Esto es debido a que, en las fugas la mayoría del sonido se encuentra en el rango ultrasónico (por encima de los 20.000 Hz). Además, el sonido del vapor a través del purgador es muy diferente del sonido del condensado y «vapor flash». Reconocer esta diferencia es clave para determinar el estado del purgador.

4. El coste de las perdidas de vapor

En una instalación sin una adecuada revisión de los purgadores de vapor es muy común encontrar el 30% con fugas de vapor, lo cual conlleva enormes pérdidas de dinero que se emplea en mantener el vapor que se produce en la caldera y que se traduce en una factura mayor debido a la compra de gas natural o diésel.

Con el uso de nuestro sistema de inspección ultrasónica y la revisión de su instalación por los técnicos de nuestro Centro de Servicio podrá reducir este coste hasta un 3% del total.